RECONOCIMIENTO DEL TRABAJO DOMÉSTICO Y DE CUIDADO NO REMUNERADO A TRAVÉS DE POLÍTICAS PÚBLICAS  
    

22 de julio > Ejes de trabajo > Ambiente

RECONOCIMIENTO DEL TRABAJO DOMÉSTICO Y DE CUIDADO NO REMUNERADO A TRAVÉS DE POLÍTICAS PÚBLICAS

     
Compartir

22 de julio > Ejes de trabajo > Ambiente

RECONOCIMIENTO DEL TRABAJO DOMÉSTICO Y DE CUIDADO NO REMUNERADO A TRAVÉS DE POLÍTICAS PÚBLICAS


Imagen: Gráficas de la campaña por el reconocimiento del trabajo doméstico realizado en Quilmes, por la Dirección de Arte y Muralismo y la Secretaría de Mujeres y Diversidades, 2021.

Las moratorias previsionales, de los gobiernos de Néstor C. Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner se pensaron para integrar y dar respuesta a las personas excluidas del mercado laboral por las políticas neoliberales del gobierno de Carlos S. Menem. En la práctica, se convirtieron, principalmente, en la posibilidad de acceder a una jubilación para millones de mujeres que dedicaron toda su vida al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Incluso, para muchas mujeres representó la oportunidad de acceder, por primera vez en su vida, a ingresos estables e independientes.

Hoy en día, el gobierno nacional, luego de años de lucha de las mujeres, tomó conciencia del trabajo no remunerado que ellas realizan. Además de las valiosas investigaciones desde el Ministerio de Economía para poner en valor el trabajo de cuidados que realizan las mujeres y de la Campaña Nacional “Cuidar en igualdad” del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades, el gobierno nacional decide crear el Programa de Reconocimiento de Aportes por Tareas de Cuidado para “compensar la brecha de años de aportes generada por las tareas de cuidado, reconociéndose como períodos de servicio".

Este tipo de políticas buscan reconocer, no solo socialmente sino también económicamente, el tiempo que las mujeres dedican al trabajo doméstico y de cuidados. A nivel municipal, desde el inicio de gestión de Mayra Mendoza, tenemos varias políticas locales que persiguen el mismo objetivo.

Trabajo Doméstico y de Cuidados No Remunerado

Según el Ministerio de Economía de la Nación, el Trabajo Doméstico y de Cuidados No Remunerado es el trabajo que permite que las personas se alimenten, vean sus necesidades de cuidados satisfechas, cuenten con un espacio en condiciones de habitabilidad, reproduzcan en general sus actividades cotidianas y puedan participar en el mercado laboral, estudiar o disfrutar del ocio, entre otras (MECON, 2020). Tareas invisibilizadas por la sociedad, a pesar del rol crucial que cumplen en su funcionamiento.

Históricamente aquellas tareas son realizadas principalmente por mujeres generando una distribución desigual en el mercado laboral: las mujeres tienen menor cantidad de horas para dedicarle a su desarrollo laboral y es por ello que terminan obteniendo trabajos informales, cierta desprotección social y una mayor dificultad para acceder al derecho a jubilarse.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que un 30% de las mujeres que se consideran inactivas y no forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA) realizan trabajos de cuidados no remunerados. En cambio, sólo un 4% de los hombres considerados inactivos realizan esos mismos trabajos.

A partir de la Encuesta sobre Trabajo No Remunerado y Uso del Tiempo (EAH INDEC, 2013) se comprobó que las mujeres realizan el 76% de las tareas domésticas no remuneradas, y que el 89 % de las mujeres que realizan estas tareas dedican más de seis horas por día.

De la Moratoria Previsional al reconocimiento del trabajo doméstico

Como consecuencia de las políticas del gobierno de Carlos Menem, en un contexto de desindustrialización, privatización y flexibilización laboral, el desempleo escaló hacia niveles muy altos e inéditos para la Argentina: aumentó del 6,0% (1991) al 18,3% (2001).

Es por ello que entre los años 2001 y 2005, la tasa de cobertura previsional en adultos mayores de 60 y 65 años cayó a sus mínimos históricos, ubicándose por debajo del 60% (ANSES, 2010). Cuatro de cada diez hombres y mujeres en edad de jubilarse quedaban excluidos de semejante derecho por la imposibilidad de contar con los aportes necesarios para acceder a una prestación.

Ante semejante situación y en un marco de políticas transformadoras de fuerte crecimiento económico y activa política social, Néstor Kirchner en 2005 da inicio a las Moratorias Previsionales. Con objeto de impactar positivamente en la cobertura previsional de hombres y mujeres, se les permite acceder a un plan de pago de deuda de aportes y a la jubilación en paralelo. Aquella política fue apoyada y sostenida durante ambos gobiernos de Cristina F. de Kirchner.


Fuente: Elaboración propia en base a datos ANSES.

En el gráfico podemos observar como las mujeres han accedido mayormente a la moratoria previsional. Hasta la actualidad, todos los años más del 70% de las personas que accedieron a la moratoria han sido mujeres. Cabe destacar que más del 75% de las mujeres jubiladas actualmente lograron jubilarse con la moratoria (SIPA, 2021).

Fue la realidad de tantas mujeres lo que reconfiguró el objetivo de aquella política: las mujeres dedicadas al trabajo en la casa y el cuidado de sus hijos fueron gran mayoría dentro de quienes accedieron a la jubilación a través de la moratoria. De esta manera, la moratoria se convirtió en una gran política de reconocimiento monetario del trabajo de cuidados de las argentinas. A tal punto, que popularmente la moratoria previsional se la conoce como “Jubilación de las Amas de Casa”.

Nuevas Políticas, más derechos

Esta semana el gobierno nacional oficializó el “Programa de Reconocimiento de Aportes por Tareas de Cuidado”. A través del cual se reconocen aportes jubilatorios por el cuidado de los hijos considerando que las tareas domésticas vinculadas a la crianza y cuidado de los hijes demandan una enorme cantidad de horas a las mujeres. De esta manera, el gobierno busca adoptar medidas de justicia social orientadas a reparar parte de las desigualdades estructurales que sufren las mujeres a lo largo de su vida.

Según el Decreto 475/2021, se reconocerá un año de aportes por cada hijo; dos años por cada menor de edad adoptado; dos por hijo con discapacidad y tres años por menores adoptados y con discapacidad, o en el caso de que la madre haya accedido a una Asignación Universal por Hijo (AUH) por al menos 12 meses.


Imagen: Actividad de la campaña por el reconocimiento del trabajo doméstico realizado en Quilmes, por la Dirección de Arte y Muralismo y la Secretaría de Mujeres y Diversidades, 2021.

En el plano local, podemos observar varios programas y actividades, algunos articulados nacionalmente, dedicados a visibilizar el trabajo de las mujeres y saldar y reparar brechas de género en tanto desigualdades económicas. Entre ellos, cabe destacar, el programa Mujeres Emprendedoras en Red (dedicado a fortalecer los emprendimientos productivos de las mujeres para incentivar la autonomía económica) y los talleres de Trabajo Doméstico y de Cuidados no Remunerados que se realizan en varios Centros de Integración Comunitaria del Municipio. También se lleva adelante el programa ACOMPAÑAR, si bien es un programa nacional de apoyo económico, en Quilmes hay operativos territoriales todos los días para inscripción y desarrollo del programa.

Entendemos que todas estas políticas buscan reconocer, no solo socialmente sino también económicamente, a aquellas mujeres dedicadas al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Políticas que otorgan autonomía económica a las mujeres ampliando la justicia social. Se deberá seguir trabajando en esta línea para definitivamente lograr otorgarle los derechos que como trabajadoras merecen esos millones de mujeres que todos los días se hacen cargo de las tareas de cuidado no solo al interior del hogar, sino también a través de miles de organizaciones y asociaciones de ayuda social.

#EstamosAcompañadas
#EstamosParaNosotras

IDEAL QUILMES





NOTICIAS

PUBLICACIONES

  LA EXPOSICIÓN A LA PUBLICIDAD DE PRODUCTOS DE TABACO EN QUILMES  
    

LA EXPOSICIÓN A LA PUBLICIDAD DE PRODUCTOS DE TABACO EN QUILMES

    Ver Publicación  
  EL SINCERICIDIO DE CARRIO, LA MESA JUDICIAL Y EL CONSECUENTE DAÑO INSTITUCIONAL CAUSADO  
    

EL SINCERICIDIO DE CARRIO, LA MESA JUDICIAL Y EL CONSECUENTE DAÑO INSTITUCIONAL CAUSADO

    Ver Publicación  
  EL CONURBANO Y LA CABA: UN REPARTO DESIGUAL QUE BENEFICIA A UNOS Y PERJUDICA A OTROS  
    

EL CONURBANO Y LA CABA: UN REPARTO DESIGUAL QUE BENEFICIA A UNOS Y PERJUDICA A OTROS

    Ver Publicación  
  SEGURIDAD CIUDADANA: PLAN DE INVERSIÓN Y COMPROMISOS DE LA GESTIÓN  
    

SEGURIDAD CIUDADANA: PLAN DE INVERSIÓN Y COMPROMISOS DE LA GESTIÓN

    Ver Publicación  
  OBRA PÚBLICA EN QUILMES: PRINCIPALES INTERVENCIONES Y COMPROMISOS DE GESTIÓN  
    

OBRA PÚBLICA EN QUILMES: PRINCIPALES INTERVENCIONES Y COMPROMISOS DE GESTIÓN

    Ver Publicación  
  QUILMES Y LAS POLÍTICAS SANITARIAS POR LA PANDEMIA COVID-19  
    

QUILMES Y LAS POLÍTICAS SANITARIAS POR LA PANDEMIA COVID-19

    Ver Publicación