LA PANDEMIA, UN REAL… Y SUS EFECTOS SUBJETIVOS  
    

16 de mayo de 2020 > Ejes de trabajo > Salud

LA PANDEMIA, UN REAL… Y SUS EFECTOS SUBJETIVOS

     
Compartir

16 de mayo de 2020 > Ejes de trabajo > Salud

LA PANDEMIA, UN REAL… Y SUS EFECTOS SUBJETIVOS

Por Lic. Celeste Silanes

Lo cotidiano
Un fragmento de real
Pulsión de muerte
La política

Eros

El aislamiento social preventivo y obligatorio nos impone un largo listado de situaciones de nuestra vida cotidiana que ya no podemos realizar, y de hacerlas debemos tener en cuenta ciertas medidas preventivas como el uso del barbijo, el lavado de manos, la distancia física y la higiene respiratoria. Construcción de nuevos hábitos para salir y entrar a nuestras casas. Aunque realicemos o no ciertas tareas que antes realizábamos, ya no es igual. La pandemia inscribe un acontecimiento, nos marca un antes y un después en lo colectivo con consecuencias subjetivas singulares.

en sus casas, como para quienes continúan concurriendo a sus jornadas laborales en servicios esenciales. Los sentidos construidos vacilan, frente a aquello familiar que deviene ominoso. Lo conocido se torna extraño, y lo no familiar, comienza a tornarse conocido, y desconocido al mismo tiempo. La sensación de inquietante extrañeza nos acompaña en nuestro vivenciar cotidiano.

Esta sensación de lo siniestro es una de las formas que Freud nos enseña que tomará la angustia. Presencia de lo extraño y lo perturbador como efecto del encuentro con un fragmento de real, que escapa a la cadena significante, pero que toca al cuerpo.

“(…) la pulsión de muerte es lo real en la medida en que solo se lo puede pensar como imposible. Es decir que cada vez que asoma la punta de la nariz, es impensable. Abordar este imposible no podría constituir una esperanza, puesto que este impensable es la muerte, cuyo fundamento en lo real implica que no pueda ser pensada.” [1]

Siguiendo la ultimísima enseñanza de Lacan, podemos decir que se trata de un real que no se enlaza con nada, un real sin ley, desprovisto de sentido. Un fragmento de real que conmueve el sentido del campo de las representaciones y de la realidad psíquica. En palabras de Lacan, “lo real en tanto lo que forcluye el sentido” [2], allí donde no hay copulación entre simbólico e imaginario.

¿Qué efectos frente a la irrupción de un fragmento de real?

A mi entender, la pulverización de los lazos sociales como propuesta que nos ofrece el neoliberalismo en términos de producción de subjetivad funcional al mercado, no da lugar a la sintomatización, sino más bien, que promueve prácticas cuya expresión de la pulsión de muerte bajo el modo de la hostilidad y la agresión, no son operativizadas mediante los recursos simbólicos e imaginarios.

El sujeto neoliberal efecto de la degradación de la política promueve practicas directas de segregación y estigmatización hacia las clases populares, construyendo, así, un Otro en quien satisfacer(se) sádicamente, sin tramitación sintomática. Imaginario sin copulación simbólica, que se expresa bajo el modo de la hostilidad y la inclinación agresiva. Ubicar lo diferente, como enemigo, es el fundamento de la segregación en cualquiera de sus formas. Expresión de la pulsión de muerte conceptualizada por Freud en 1920, a partir de advertir que los sujetos no buscan el bien de ellos mismos y del prójimo, sino todo lo contrario, que buscan hacerse y hacer el mal.

Dice Freud:

“El ser humano no es un ser manso, amable, (…) sino que es licito atribuir a su dotación pulsional una buena cuota de agresividad” [3]

El prójimo aparece así, como una tentación para satisfacer(se) en él, la agresión. De este modo, la sociedad se encuentra bajo permanente amenaza a raíz de la hostilidad primaria y reciproca de los seres humanos. Sabemos que la pulsión de agresión como el principal subrogado de la pulsión de muerte no es educable, ni tampoco, eliminable.

Freud nos advierte que la ley no alcanza para sofrenar las exteriorizaciones de la agresión humana, que las pasiones que provienen de lo pulsional son más fuertes que los intereses racionales. Es decir, que la cultura no solo no resuelve las pasiones oscuras, sino que las sociedades se encuentran bajo permanente amenaza de disolución.

Inducir, entonces, a un forzamiento bajo el modo “amarás a tu prójimo como tu prójimo te ama a ti” podría conducir a la expresión más radical de la pulsión de muerte, hacia lo que Kant denominó como la propensión al mal.

La política

Siguiendo la orientación que las categorías del psicoanálisis nos ofrecen, considero que no es por la vía de la educación pulsional, ni tampoco por la vía del forzamiento al “hombre bueno”, sino que de lo que se trata es de, “sofrenar mediante formaciones psíquicas reactivas sus exteriorizaciones. De ahí el recurso a métodos destinados a impulsarlos hacia identificaciones y vínculos amorosos de meta inhibida” [4]

La política aparece, así, como uno de los modos de un saber hacer en que “el amor- sublimación permite al goce condescender al deseo” [5]

Las intervenciones políticas que promuevan un deseo comunitario construido por el Uno singular de cada uno, sin renegar de lo real y sin pretender decir la verdad toda-dicha, podrán interrogar lo que se presenta como natural y transformar desde un modo singular y subversivo a partir de las coordenadas que atraviesan lo común.

Se trata entonces de crear las condiciones sociales que permitan la sintomatización de los modos de satisfacción pulsional a partir de poner en valor la práctica política, mediante la construcción de un imaginario que instaure el sentido de los proyectos singulares dentro del colectivo, promoviendo los valores y los lazos solidarios en la comunidad. Nadie se salva solo, necesitamos del Otro, del vecino/a, del compañero/a de trabajo, de los/as gobernantes. La contingencia sanitaria económica y social de la pandemia inscribe la necesidad, lo que no cesa de no escribirse, que necesitamos del Otro para habitar el mundo.

“Si la aquiescencia a la guerra es un desborde de la pulsión de destrucción, lo natural será apelar a su contraria, el Eros. Todo cuanto establezca ligazones de sentimiento entre los hombres no podrá menos que ejercer un efecto contrario a la guerra. Tales ligazones pueden ser de dos clases. En primer lugar, vínculos como los que se tienen con un objeto de amor, aunque sin metas sexuales. El psicoanálisis no tiene por qué avergonzarse por hablar aquí de amor…” [6]

Se trata entonces, de promover el amor como una de las bases de la comunidad. El amor en los términos de una sociedad justa y democrática, con un Estado que garantice la salud, la educación, el trabajo y la vida digna de todos, todas y todes les cuidadanes.

IDEAL QUILMES





NOTICIAS

PUBLICACIONES

  SALARIO BÁSICO UNIVERSAL: PROPUESTA, ESTIMACIONES Y ANTECEDENTES.  
    

SALARIO BÁSICO UNIVERSAL: PROPUESTA, ESTIMACIONES Y ANTECEDENTES.

    Ver Publicación  
  DEUDA + EVASIÓN = ULTRAINFLACIÓN  
    

DEUDA + EVASIÓN = ULTRAINFLACIÓN

    Ver Publicación  
  VALORIZACIÓN MENSUAL DE LA CANASTA BÁSICA QUILMEÑA  
    

VALORIZACIÓN MENSUAL DE LA CANASTA BÁSICA QUILMEÑA

    Ver Publicación  
  LA EXPOSICIÓN A LA PUBLICIDAD DE PRODUCTOS DE TABACO EN QUILMES  
    

LA EXPOSICIÓN A LA PUBLICIDAD DE PRODUCTOS DE TABACO EN QUILMES

    Ver Publicación  
  EL SINCERICIDIO DE CARRIO, LA MESA JUDICIAL Y EL CONSECUENTE DAÑO INSTITUCIONAL CAUSADO  
    

EL SINCERICIDIO DE CARRIO, LA MESA JUDICIAL Y EL CONSECUENTE DAÑO INSTITUCIONAL CAUSADO

    Ver Publicación  
  EL CONURBANO Y LA CABA: UN REPARTO DESIGUAL QUE BENEFICIA A UNOS Y PERJUDICA A OTROS  
    

EL CONURBANO Y LA CABA: UN REPARTO DESIGUAL QUE BENEFICIA A UNOS Y PERJUDICA A OTROS

    Ver Publicación  

En esta sección

- CON MILEI LA SALUD DE LOS QUILMEÑOS ESTÁ EN RIESGO

- NUEVA LEY DE VIH: ATENCIÓN INTEGRAL Y AVANCES CONTRA EL ESTIGMA Y LA DISCRIMINACIÓN

- AMOR DIGITAL: "REDES Y LAZOS AFECTIVOS: LA NUEVA ERA Y SUS DISCURSOS"


ACTIVIDADES